En Asociación con Univision…

Cuando la llegada de un bebé no lo torna todo color de rosa:
reconocer la depresión perinatal y posparto

Síntomas prolongados de tristeza, ansiedad, preocupación intensa, llanto frecuente o letargo durante más de dos semanas después del nacimiento de su bebé pueden apuntar a la depresión posparto. Esta es de hecho una de las complicaciones más frecuentes del embarazo, que afecta al 10-20% de las madres embarazadas y las que han dado a luz recientemente.

Las experiencias de quedar embarazada y tener un hijo a menudo pueden traer muchas sorpresas. Una variedad de preguntas nuevas comienzan a correr por la mente de una futura madre, “¿Cómo se verá mi hijo?”, “¿Mi hijo estará sano?”, “¿Cómo puedo encontrar al mejor médico?”. Incluso con la mejor planificación, la mayoría de las madres que están esperando saben que la crianza de los hijos está llena de eventos impredecibles. Pero cuando la sorpresa de experimentar una tristeza profunda o una intensa preocupación durante un tiempo que les han dicho debe ser de pura alegría y emoción, lo inesperado puede ser abrumador.

Estos sentimientos pueden ser más que la típica ‘tristeza posparto’, que es un período de ajuste normal después del nacimiento que puede durar aproximadamente de una a dos semanas.

Más allá de la tristeza posparto

Las madres recientes que experimentan síntomas prolongados de tristeza, ansiedad, preocupación intensa, llanto frecuente o letargo durante más de dos semanas después del nacimiento de su bebé pueden estar experimentando depresión posparto.

La depresión perinatal (durante el embarazo) y posparto (después del nacimiento) puede afectar a las mujeres embarazadas y a las madres primerizas hasta el primer año después del nacimiento de un niño. Experimentar desesperanza, ira intensa, ansiedad y pérdida del apetito son solo algunos de los síntomas de la depresión. Experimentar estos síntomas puede hacer que las nuevas madres se sientan muy solas y, a veces, les impida buscar la ayuda que necesitan. De hecho, la depresión es una de las complicaciones más frecuentes del embarazo, que afecta al 10-20% * de las madres embarazadas y las que han dado a luz recientemente. También puede ser una sorpresa que uno de cada 10 nuevos padres se vea afectado por la depresión.

Conozca los signos y hable

Cuando se trata de garantizar que las mujeres y las familias reciban la atención que necesitan, es extremadamente importante capacitar a las mujeres para que se defiendan a sí mismas en el consultorio del médico. Debido a que muchos proveedores de atención médica pueden no detectar la depresión perinatal y posparto durante las visitas regulares, hablar abiertamente puede salvar la vida de una mujer y la de su bebé. Conocer los signos de la depresión y decidir obtener ayuda son los primeros y, a menudo, los pasos más importantes.

En el programa PHFE WIC de Heluna Health, la red sin fines de lucro más grande de centros para mujeres, bebés y niños (WIC) en EE.UU., a menudo vemos a mujeres embarazadas y nuevas mamás entre sus visitas al médico mientras administramos nuestros servicios. Cada mes, PHFE WIC atiende a más de 200,000 mujeres y sus familias con educación nutricional, apoyo para amamantar, enlaces a recursos familiares y vales para alimentos saludables.

Los consejeros de WIC visitan a las madres en los días y semanas inmediatamente después del parto, y continúan haciendo un seguimiento de la salud de la madre por meses después del parto.

Durante la educación nutricional regular o las visitas de apoyo para amamantar, los miembros de nuestro equipo a menudo escuchan sobre los desafíos y las luchas emocionales que enfrentan nuestras familias. Los miembros del personal están capacitados para referir a las madres y padres a obtener el apoyo crítico que necesitan. Los programas de nutrición de salud pública como WIC juegan un papel vital en el apoyo de un enfoque integrado para el cuidado de los nuevos padres y sus familias en crecimiento.

Obtener ayuda

La buena noticia es que la depresión perinatal y posparto son tratables. Además, hay muchas herramientas disponibles para ayudar a los futuros padres a entender mejor qué buscar, como este recurso: 6 señales para que cada madre y futura mamá conozcan la depresión perinatal. Convertirse en padre puede ser maravilloso y desafiante. Si se siente significativamente diferente de lo que pensaba sobre la experiencia, busque ayuda y no se sienta avergonzado. Las probabilidades están a su favor de que todo mejorará.

Si sabe que puede verse afectado por la depresión perinatal o posparto, llame o envíe un mensaje de texto a esta línea de ayuda, disponible las 24 horas del día en inglés y español:

Call 1-800-944-4773 (4PPD)
Text 503-894-9453

El Dr. Blayne Cutler es un médico de salud pública, escritor y el Presidente y CEO de Heluna Health.

Citación:
*Stewart, D.E., Robertson, E., Dennis, C-L., Grace, S.L., y Wallington, T. (2003). Depresión posparto: revisión de la literatura sobre los factores de riesgo y las intervenciones. http://www.who.int/mental_health/maternal-child/maternal_mental_health/en/